Programas residenciales para menores y jóvenes

1. Programas Residenciales de Protección de Menores

 

Un Centro Residencial de Protección de Menores se puede definir como el establecimiento para la guarda y educación de menores sobre los que se haya adoptado alguna de las medidas de protección previstas en el artículo 172 del Código Civil.

Estos centros deben asumir y asumen la responsabilidad sobre el desarrollo integral de los y las menores que en ellos residen,  garantizando la adecuada satisfacción de sus necesidades biológicas, afectivas y sociales en un ambiente de seguridad y protección. Se potencian experiencias de aprendizaje y el acceso a los recursos sociales en las mismas condiciones que cualquier persona de su edad.

Los Centros de Protección de Menores garantizan una atención adecuada a las necesidades que presentan cada una de las personas menores atendidas, promoviendo el desarrollo de las diversas dimensiones de su personalidad y orientando su conducta durante la estancia en los mismos.

 

Centro Residencial de Menores “Baobab”

Desde Marzo de 2013, siguiendo las directrices de la Dirección General de Infancia y Familia de la Consejería de Salud y Bienestar Social, inicia su andadura en Almería el Centro Residencial “Baobab”.

Este recurso nace de la unión de dos Centros de Protección de Menores, “La Palmera” y “Abrida”.

En el Centro “Baobab” se desarrollan, de forma conjunta,  dos programas residenciales; Por un lado, un Programa Residencial Básico destinado a 12 personas menores tuteladas por la Administración Pública, con edades comprendidas entre los 0 y 18 años y, por otro, un Programa de Orientación e Inserción Socio Laboral destinado a 6 menores con edades comprendidas entre los 16 y 18 años.

Las finalidades de este Centro con respecto a los menores atendidos son las siguientes:

  • Favorecer su normalización e integración. Para ello los menores atendidos deberán participar en los recursos normalizados del entorno.
  • Intervenir de forma individualizada, de acuerdo con las necesidades personales, familiares, educativas y sociales de cada menor.
  • Fomentar las relaciones personales, la madurez afectiva y el desarrollo íntegro de la personalidad.
  • Estimular su desarrollo integral para lograr niveles suficientes de autonomía personal, formativa, social y laboral.
  • Favorecer sus vínculos familiares  y filiales, con el fin de potenciar su autoestima y afectividad.
  • Promover alternativas al acogimiento residencial.
  • Fomentar la solidaridad y la sensibilidad hacia los problemas de la infancia, con la realización de actividades promovidas por el propio Centro y la participación en otras externas.
  • Ofrecer a los menores atendidos toda la información que precien y las estrategias suficientes para acceder al mercado de trabajo, a través de formación laboral, habilidades sociales, etc.
  • Preparar a los jóvenes para la vida independiente, a través de un trabajo planificado dirigido hacia la emancipación y la integración social y comunitaria.
  • Motivar a los menores de la importancia de que adquieran conciencia de su situación y se responsabilicen y participen activamente en sus procesos de autonomía e inserción sociolaboral.
  • Intermediar entre los y las menores, los centros de formación y las empresas del entorno, facilitando la incorporación de los destinatarios/as del Programa al mercado laboral.

Centro de Orientación e Inserción Laboral y Social COILS “Órgiva”

Este recurso, que inició su andadura en el año 2012, se encuentra localizado en el municipio de Órgiva (Granada) y dispone de una capacidad de 30 plazas.

Tiene como objetivo fundamental facilitar el paso desde la adolescencia hasta la independencia de la vida adulta a través de actuaciones específicas que desarrollen la autonomía personal y que fomenten la integración social y laboral del colectivo de menores objeto de atención.

La principal característica definitoria de este Programa es la especial intensidad con la que se trabaja la integración social y laboral, así como la normalización de los jóvenes.

Para ello, los menores atendidos en el Centro,  realizan estudios reglados, formación laboral y prelaboral, prácticas en empresas, actividades de inserción laboral… persiguiéndose con ello que  adquieran conocimientos que les permitan una emancipación exitosa.

A lo largo del año se desarrollan diversas actividades formativas orientadas a la inserción laboral de nuestros chicos, siendo la más destacada la realizada en el cultivo agrícola de modo tradicional. Contamos con 2.000 m2 de superficie para explotar agrícolamente.

 

Los Servicios de Orientación e Inserción Sociolaboral que se desarrollan en los Centros de menores “Baobab” de Almería y COILS “Órgiva” de Granada están cofinanciados por el Fondo Social Europeo, teniendo como objetivos la promoción de  la igualdad, la salud y la inclusión social.

 

Dispositivo de Orientación e Inserción Sociolaboral para menores extranjeros no acompañados “La Huerta”

El DISL  “La Huerta”, situado en la localidad de Zagra (Granada), tiene 38 plazas y en él se ejecuta, desde el pasado año 2019, un Programa de Orientación e Inserción Sociolaboral específico para menores extranjeros no acompañados.

Este recurso inició su andadura como centro de emergencia debido a la llegada masiva de Menores Extranjeros no Acompañados y acoge a menores que poseen un perfil caracterizado por tener motivación y habilidades manifiestas claramente encaminadas a su inserción socio-laboral en la sociedad de acogida. Por ello, en este recurso, además de proporcionar a los menores una atención integral y continuada las 24 horas del día en el conjunto de sus necesidades básicas de alojamiento, alimentación, salud, educación, vestuario, ocio y cultura que posibilite su adecuado desarrollo biopsicosocial en un ambiente de coeducación y respeto a la diversidad, afecto, comprensión y seguridad,  se llevan a cabo diferentes actuaciones encaminadas a la adquisición de habilidades para la vida independiente, capacitación en competencias laborales y formación profesional.

      

 

 

2. Programas residenciales para jóvenes

 

El Sistema de Protección de Menores cubre las necesidades de la población acogida hasta los 18 años. A partir de esa edad, desde el punto de vista legal, toda ella adquiere plena capacidad jurídica y, si bien lo anterior, en la práctica nos encontramos con que, un alto porcentaje de este colectivo carece, tanto de redes familiares de apoyo, como de los recursos personales y económicos necesarios para hacer frente a la vida independiente de forma normalizada.

Así, y si bien es necesario capacitar a la población de menores antes de alcanzar la mayoría de edad para que puedan conseguir emanciparse con plena autonomía, no siempre el objetivo está plenamente conseguido, debiendo ampliarse el tiempo en que reciben apoyo institucional.

Con este propósito se desarrollan los Programas de Mayoría de Edad para jóvenes que son o han sido tutelados y tuteladas los  cuales parten de las necesidades individuales detectadas en este grupo de personas, que, al cumplir los 18 años, son consideradas por la legislación vigente como sujetos que ya han alcanzado la madurez y, por tanto, con plena capacidad para vivir de forma autónoma.

 

Programa de Acogida Integral para la atención de necesidades básicas de mujeres migrantes procedentes del Sistema de Protección de Menores de Andalucía PAI “Alcazaba”

El PAI “Alcazaba” inicia su andadura en 2019 fruto de la subvención concedida a nuestra Entidad para su creación por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía en virtud de los fondos provenientes del Pacto de Estado contra la Violencia.

Como anteriormente se comentaba, y si bien para todo el colectivo de menores tutelados el alcance de la mayoría supone un momento crítico, se distinguen, por su especial vulnerabilidad, algunos grupos que, si bien comparten las características generales de las personas jóvenes ex tuteladas (circunstancias sociales y familiares que no han permitido su desarrollo en un ámbito familiar normalizado) cuentan además con unas carencias, dificultades y necesidades muy específicas que limitan aún más su plena integración y normalización socio personal.

En el caso de las mujeres migrantes aún es más complicado, ya que debemos añadir la triple discriminación a las que estén sometidas. Al hecho de ser mujer se le suma la condición de migrante y la posibilidad de experimentar diversas formas de discriminación de forma simultánea. Esto las coloca en una situación de total vulnerabilidad social.

Desde este proyecto, como parte de la atención integral, se apoya, protege y acompaña a las jóvenes dotándolas de habilidades y estrategias que les permitan afrontar la emancipación y autonomía apostando por la formación para una inserción social y laboral real ya que, las condiciones del mercado laboral actual, no son los más favorables, sobre todo si tenemos en cuenta que la mayoría carece de permiso de trabajo, abocándolas al trabajo precario e  inestable. En este sentido no debemos ni podemos olvidar tampoco una realidad a la que hay que mirar de frente: la trata con fines de explotación laboral y sexual y las víctimas de violencia de género.

Este proyecto es, sin duda, una alternativa a la triple discriminación de las jóvenes migrantes.

Así, el PAI “Alcazaba”, que cuenta con 8 plazas, va dirigido a la atención de mujeres entre 18 y 25 años, de origen migrante, y que son especialmente vulnerables al abandonar el Sistema de Protección ya que deben hacer frente en solitario al proceso de emancipación y poseen unas características muy particulares en diversos aspectos.

El Programa se basa en la actuación sobre una doble vertiente:

  • Proporcionar a las jóvenes alojamiento residencial, manutención y ayuda para la adquisición y desarrollo de habilidades para la vida cotidiana.
  • Apoyar a las jóvenes en el proceso de emancipación mediante la elaboración del Itinerario Personal de Inserción y el desarrollo de actividades que les permitan la adquisición de habilidades pre-laborales y formativo – ocupacionales.

 

Vivienda de Emancipación “Emancipa2 Órgiva”

La necesidad social detectada para desarrollar el proyecto en Órgiva es que desde el año 2012 se ha observado que ha habido jóvenes que no han podido dar continuidad a su proyecto migratorio de forma exitosa por no disponer de una vivienda de inclusión social que favorezca tal objetivo.

Es por ello, que surge la idea de conseguir apoyo para un recurso dentro del Programa Alta Intensidad en la localidad para que no se desvinculen de los vínculos y del entorno en el que se encuentran y poder finalizar sus itinerarios tanto profesionales como educativos en la comarca.

Gracias a la subvención recibida del IRPF de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación se ha podido llevar a cabo este proyecto con mucha ilusión y esfuerzo. La vivienda consta de dos plazas para jóvenes procedentes del Sistema de Protección de Menores.

Actualmente estas plazas están ocupadas por dos jóvenes que residieron siendo menores en el COILS “Órgiva”.

En la vivienda de emancipación resaltar como objetivo principal la consecución de una exitosa emancipación de los jóvenes implicados en dicho recurso. Para la consecución de este objetivo se llevarán a cabo diferentes actividades semanales, talleres, trámites administrativos, desarrollo de competencias transversales, adquisición de habilidades para la vida adulta e independencia, junto con la solvencia de saber vivir en la sociedad actual teniendo en cuenta todos los protocolos y medidas pertinentes tanto personales, profesionales y de salud, principalmente por la situación de Crisis del COVID 19.

Durante el tiempo del proyecto existe un seguimiento muy concreto y personalizado de los perfiles del recurso para ir adecuando el itinerario de forma que su salida fuera de éste y su finalidad sea resuelta en el tiempo de la forma más apropiada para que pueda seguir siendo usado por otros jóvenes que se encuentran en circunstancias similares.

En este recurso continúan su itinerario personalizado de inserción, aprendiendo a vivir de forma autónoma, mejorando su perfil educativo, gestionando todas las actividades y tareas necesarias para vivir de manera adulta, asesorados por el equipo de dos orientadoras laborales que guían sus pasos para poder optar a un puesto de trabajo y seguir mejorando su perfil profesional.