Residencia para mayores “Pilar Pérez”

La Residencia para personas mayores “Pilar Pérez” está ubicada en el municipio de Laroles (Granada), con una capacidad de 50 plazas.

 

Introducción

La Residencia Municipal ‘Pilar Pérez’ es un recurso residencial especializado en la atención de personas mayores con distintos niveles o grados de dependencia, enclavado en el corazón de la Alpujarra. Se inaugura en 2011 y en la actualidad está gestionada por la Asociación para el Desarrollo Educativo y Social: Integra2, Entidad sin ánimo de lucro cuya misión es mejorar la vida de las personas más vulnerables.

La Residencia ‘Pilar Pérez’ responde a un nuevo concepto residencial fundado en un modelo de atención integral basado en la persona, garantizando el respeto a su dignidad y derechos. Además cuenta con un gran numero de profesionales a su disposición, como son trabajadores sociales, fisioterapeutas, dentistas, podólogos, peluqueros.. etc.

 

Localización y características

El centro se encuentra en pleno corazón de la Alpujarra granadina, en la localidad de Laroles, perteneciente al municipio de Nevada (Granada). La residencia, de nueva construcción, está situada en una finca de 7.000 metros cuadrados, con una superficie construida de 3.000 metros cuadrados, además de unos 2.000 metros cuadrados de terrazas, y otros 2.000 de jardines.

la Residencia dispone de una capacidad de 50 plazas, distribuidas en 18 habitaciones individuales y 16 dobles de las que actualmente 15 plazas están concertadas con la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía.

 

Qué se pretende

El objetivo que se pretende en este centro es el de conseguir que los ancianos que se hospeden en la residencia, tengan las mismas comodidades que si se encontrasen en sus propias casas, o lo que es lo mismo, una buena calidad de vida, y una atención personalizada a cada uno de ellos por parte de los trabajadores de la misma. No obstante se intentara en la medida de lo posible mantener la autonomía individual de cada uno de ellos, así como tratar de normalizar su vida en la residencia, y mantener un contacto con las familias.

Para ayudar a conseguir estos objetivos, desde la residencia se llevan a cabo actividades diversas que van desde las relacionadas con la actividad física, así como mejorar la motricidad, la expresión y la comunicación, las condiciones mentales, y sin olvidar los momentos de ocio y tiempo libre.